¿Podría el duelo de sables de luz ser la “nueva esperanza” del fitness?

Hace poco tiempo en un gimnasio no tan lejos… Ya casi llega la primavera pero aún los días son fríos. La última esperanza de cumplir tus propósitos de fin de año, y de salvar la galaxia en el camino, podría pasar por convertirte en un caballero Jedi.

Un gimnasio de Londres se está convirtiendo en una academia para enseñar las artes perdidas “hace mucho tiempo” en una galaxia “muy muy lejana”. Faisal Mian es uno de los instructores de este… digamos, arte marcial, que se practica con sables LED plásticos en lugar de sables láser.

Lo que enseña Faisal es una mezcla de artes marciales orientales y occidentales que ideó con su amigo Nick Musson.

Faisal, de 45 años, es un experto en tai chi con formación en diversas formas de autodefensa y ha sido instructor de defensa y seguridad personal, mientras que Nick, de 49 años, estudia el combate con espadas europeas desde su infancia.

Silver Sabres, o como convertir una afición en negocio

Hace tres años, mientras jugaban una noche con sables de luz de juguete, se les ocurrió una idea: ¿Por qué no combinar su conocimiento de las artes marciales con su amor a la fantasía y la ciencia ficción?

Así nació la academia de combate Silver Sabres. En el poco tiempo que ha transcurrido desde su fundación, la academia ha ganado fans por toda la galaxia, entrenando y tomando ocho nuevos instructores y dando clases regulares en siete gimnasios diferentes.

Todos los estudiantes comienzan con sencillos ejercicios de manejo de la espada. Rodillas dobladas. Espalda recta. Los brazos hacia fuera, y las manos -mano derecha en la parte superior, mano izquierda en la parte inferior- en la empuñadura del sable.

Los “padawan” comienzan por lo básico

Al principio todo lo que harás será sostener el sable y poco más. Dirigiendo la postura, Faisal y sus instructores comienzan a realizar ejercicios de autoconsciencia del cuerpo; dónde están sus extremidades, qué hacen los músculos y cómo se coordina todo.

Esto en engañosamente difícil, solo la repetición del instructor y la práctica pueden hacerte consciente de todo tu cuerpo y de los leves ajustes para llegar a la posición correcta.

En una clase hay entre 5 y 10 estudiantes, algunos de ellos se presentan vestidos con ropas deportivas, pero algunos fanáticos llevan ropajes jedi. Hay de todo, desde botas de cuero hasta kimonos.

Diversión y actividad física para frikis

El perfil de los estudiantes tiende a ser más de lectores y fanáticos del cine, que deportistas, admite Faisal. Pero como cualquier buen deporte, a través de la diversión desplegada astutamente, te puedes llegar a olvidar que estás haciendo ejercicio.

Aunque en realidad se sostiene un tubo de policarbonato iluminado internamente, en la mente de un fanático este es un sable láser. Como ocurre en la ficción los hay de varios colores, desde el sable rojo de Darth Vader, hasta el llamativo azul de Obi-Wan Kenobi.

Si te quedas el tiempo suficiente, podrás aprender el arte de la defensa y ataque jedi. Averigua si existe una clase de Silver Sabre cerca de tu casa y diviértete mientras sacas a tu friki interno a hacer algo de ejercicio.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *